9 Maneras de mantener tu poder personal.


¿Tu día depende casi siempre depende del estado de tu jefe? 0 ¿La pérdida del día por no encontrar empleo? ¿De lo mal que te fue en el trabajo? ¿O porque no recibes llamadas para una entrevista? En algún momento, casi todos hemos dado poder a ciertas personas o eventos sobre la forma que pensamos sentimos o nos comportamos. EL problema de dar tu poder personal, es que te roba fuerza mental. Y por ende complicamos más nuestra existencia.


El poder personal sale a la luz cuando nos esforzamos al máximo para cambiar nuestro sistema de creencias, debemos reconocer que esta labor no es fácil, pero cuando nos metemos de lleno en un propósito entonces todos los muros se derriban, la clave está en aprender a ejercer la voluntad, no aceptar la derrota bajo ninguna circunstancia:

En este post, te mostraremos 9 formas de mantener tu poder personal para que tengas una mejor calidad de vida en el trabajo y en la vida cotidiana.

1 No desperdicies energía quejándote.

No podemos escaparnos de las eventualidades cotidianas, desde que el metro va exageradamente lleno todos los días, que el jefe llego de mala cara, que la espos@ estuvo de malas durante la mañana o el hecho que no encontraste una buena oferta de empleo Pero hay una gran diferencia entre quejarse y resolver problemas, ¿Cuantas veces decides quejarte de todos estos eventos que ya de por si te hacen la vida más pesada? Quejarte no resuelve el problema y solo te mantiene enfocado en el problema y te impide encontrar la solución. Cuando protestas, estas demostrando que no tienes control de tu situación y tampoco de tu actitud.

2. La responsabilidad de tu actitud y de tus emociones.

No dejes que el comportamiento de otras personas afecten o dicten tus emociones. Decir que el comentario de tu suegra o de tu jefe te hace sentir mal contigo mismo, o el que te dijeron que eres muy lento o muy bajo o cuando expresas me haces sentir mal o hiciste que me ponga triste, o decir que tu hijo te hace enojar, solo significa que ellos tienen poder sobre cómo te sientes. En lugar de eso, acepta que depende de ti manejar tus emociones independiente mente de cómo se comporten los demás. Tú controlas tus propias emociones y por lo tanto nadie es más responsable de ellas más que tú.

3. Define límites saludables.,

Cuando sedes a las obsesiones de culpabilidad o te rehúsas hablar para defenderte, cuando haces algo que no querías realmente hacer, estas dando poder a los demás o a las actividades y solo tiendes a culparlos por hacerte perder el tiempo o por obligarte hacer algo que no quieres, Tu obligación es reconocer que estas a cargo de ti mismo y establece límites físicos y emocionales saludables que te den control sobre cómo y con quien gastas tu tiempo. No por hacer algo que no quieres te van a querer más, respetarte a ti mismo es valorarte y por ende te valoraran más los demás.

4. El perdonar está solo en ti.