10 TIPS PARA SER EL LÍDER DE TUS JEFES


Tener un puesto bajo en la empresa no te hace menos importante, sigue estos pasos para ser el líder de tus jefes.

Si eres de aquellos que piensa que el liderazgo tiene que ver con mandar a otros, imponer tus ideas o tener un puesto de autoridad, es muy posible que jamás puedas romper la barrera de las jerarquías, y que tus posibilidades de convertirte en un líder estén limitadas por estas creencias.


El liderazgo no es como nos lo pintan, este consiste en influir, inspirar y guiar a otros a encontrar una mejor manera de hacer las cosas y obtener resultados a través del ejemplo.

Te doy 10 tips que puedes aplicar para ser un líder con otros, aunque estén abajo, a tu nivel o incluso tus jefes.

1. Desarrolla tu inteligencia emocional. Aprende a expresar y manejar saludablemente tus emociones, es muy raro encontrar un líder que sea un manojo de nervios o un huracán emocional. Puede ser atractivo en un comienzo, pero con el tiempo la falta de inteligencia emocional empaña muchísimo tu liderazgo y hace que la gente deje de creer en ti.

2. Desarrolla tu asertividad. Aprende a pedir lo que deseas, a poner límites saludables en la relación con tu jefe, a expresar o defender sin miedo a no ser aprobado, tus puntos de vista, ideas y convicciones.

3. Enfócate en dar soluciones y no problemas, que es justo para lo que te contrataron, es decir, en lugar de dar quejas, da propuestas, y en vez de dar explicaciones, da resultados.

4. Cumple con tus compromisos. Llega a la hora acordada, entrega tu trabajo en el plazo establecido, si dices que harás algo hazlo, si dices que llamarás a alguien, llámalo.

5. Hazte responsable de tu propio bienestar laboral. Si te falta retroalimentación, reconocimiento, quieres un aumento de sueldo: pídelo. Hazte cargo de resolver tus propias necesidades y no esperes que alguien más se encargue de ti.

6. Piérdele el miedo a la autoridad. Tu jefe, el jefe de tu jefe y el dueño de la compañía son tan humanos como tú. Tienen un cargo de mayor responsabilidad en la empresa que el tuyo, pero eso no los hace más o mejores humanos. Aun si estás en la posición más baja de la organización, tienes la posibilidad de influir de alguna manera, en el que está más arriba, pero necesitas empezar por creértelo.