¡Dejo LinkedIn, no funciona para mí!


Hace unos días, uno de mis contactos, que llevaba tiempo buscando empleo, me dijo que se había hartado de LinkedIn y que estaba pensado muy seriamente dejarlo. Por su poca eficacia para encontrar o más bien para que le llamaran a entrevista y obtenía nulos resultados.


Se sentía desmotivado y frustrado. Y no es que alguien le hubiese engañado como tal y le hubiese prometido algo que no se estaba traduciendo en una realidad. Sino que más bien es esa sensación que a veces tenemos cuando nuestra expectativa sobre algo que esperamos obtener no corresponde con lo que efectivamente estamos consiguiendo.

Lo cierto es que no es la primera vez que algunos de mis contactos me cuenta esa misma sensación e incluso hay gente que ha decidido abandonar LinkedIn como herramienta para la búsqueda de empleo para volver a los métodos más tradicionales.

Debo contarte algo: cuando damos talleres sobre búsqueda de empleo en redes sociales nos encontramos con dos tipos de personas:

  • Las que ciegamente piensan que las redes sociales van a ser su salvación en lo que a búsqueda de empleo se refiere y que se lanzan en picado a buscar empleo sin pararse a conocer previamente cómo funciona esa red social.

  • Y los que son escépticos en lo que a las posibilidades que las redes sociales pueden ofrecer con lo que siguen muy anclados a los portales de empleo y un tipo de búsqueda más tradicional.

La dificultad en estos casos es doble ya que, por un lado trato de hacerles bajar un poco de la nube a los que ven a las redes sociales como la mejor alternativa y la única para la búsqueda de empleo, y por otro lado, intento hacer ver a los escépticos que hay vida más allá de los portales de empleo.

también puedes leer: como hacer mi extracto de linkedin y venderme mejor.

Entendamos, entonces, los mitos que surgen en LinkedIn y el porque le estás dando mal uso.

Linkedin sirve sobre todo para buscar empleo:

NO es de