Tienes más de 40 y.. ¿No consigues empleo?


Te decimos cómo evitar que la edad sea un factor en contra a la hora de buscar empleo.


Es verdad que hoy en día, son cada vez más las exigencias que un puesto de trabajo requiere: mayores competencias, habilidades, conocimientos y una suficiente experiencia. Pero ¿Cómo es que se puede exigir una buena experiencia y por otro lado frenar tu crecimiento al poner un límite de edad para conseguir un trabajo?

Lamentablemente esta situación ha crecido durante los últimos tiempos, sin importar el género. Tal parece que el mundo conspira en contra de aquellas personas que ya pasan de los 40.

Según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en lo que va del año han sido 15,646 el número de trabajadores entre 31-40 años atendidos con alguna inconformidad laboral, entre ellas el desempleo. Como cifra importante, el número se eleva a 51,964 entre trabajadores con un rango de entre 41 y 59 años de edad, es decir, una diferencia de 36,318 personas que por supuesto, ha ido en aumento.

Lo anterior confirma que México, entre otros países, se encuentra viviendo un estancamiento laboral provocado por los estereotipos formados alrededor del concepto "edad". La pérdida de empleo resulta a cualquier rango de la misma, una etapa difícil de superar, pero si a eso sumamos que a los 40´s o más ya existen responsabilidades en forma como es el tener una familia, la frustración se eleva.

Con esta revolución, vinieron reclutadores e integrantes de recursos humanos con instrucciones directivas muy específicas: Contrata al más apto y más flexible, hablando del 90% de ofertas de trabajo en todo México, que engloban el trabajo Operativo; la opción predilecta en cuestión, resultó en seleccionar de entrada a aquellas menores a 30 años de edad. No es extraño pensar que una persona mayor a 30 o 40 años es más difícil de flexibilizar a las políticas empresariales, en contraste con una menor a 30 años que probablemente no cuente con una vasta experiencia sobre cómo realizar un proceso a su modo.

Son varias las empresas que argumentan que los individuos de cierta edad, no se abren a las nuevas tendencias tecnológicas, son más cerrados a la aceptación de nuevas ideas o métodos de trabajo, o incluso que debido a su amplia experiencia, tendrían que ofrecerles puestos altos los cuales por supuesto son escasos y reservados para aquellos brillantes de menos de 40 o al gran amigo de la infancia.

No vamos a mentir que por lo mencionado anteriormente, resulta mucho más complicado encontrar trabajo conforme van pasando los años,

Pero lejos de eso, no es imposible. Como base de todas las situaciones, mucho depende nuestra actitud, la visión con la que tomemos las cosas, nuestra tolerancia ante las dificultades que nos podemos topar al encontrarnos en la búsqueda de empleo, pero sobre todo la estrategia que sigamos para tratar de conseguir empleo, la cual resulta ser replanteada siempre que se llega a cierta edad, como jóvenes es sencillo presentarnos como la mejor opción para la organización, como señores de mayor edad el acercamiento no puede ser el mismo, por el contrario hay que utilizar todo lo que pueda estar a nuestro favor y manejar esas desventajas como "oportunidades".