• Isabel Labastida

6 maneras de mantener la calma en una "entrevista de estrés" con un entrevistador hostil.

Estar estresado por una entrevista de trabajo es una cosa sucede a diario, pero otra muy diferente a tener una entrevista con un entrevistador hostil.



Imagínate sentado durante una entrevista de dos horas con el CEO de una empresa. Pero en lugar de hacerte preguntas, el CEO te da una crítica no invitada, línea por línea, de su trabajo, e incluso hace comentarios sobre la forma en que está sentado. Ah, y él te llama un bajo rendimiento. Suena como una pesadilla, ¿verdad?


Desafortunadamente, esta era la realidad de Olivia Hernández, de 42 años. Poco después de dejar esta entrevista de segunda ronda para una empresa de tecnología con sede en el la ciudad de Guadalajara, México, recibió una oferta de trabajo. Confundida, aceptó, luego se retiró y compartió su carta de "gracias, pero no gracias" en Twitter. Su tweet se volvió viral cuando las personas se unieron detrás de ella. Terminó llamando a la experiencia, que la dejó llorando, "humillante".


Algunos profesionales de contratación han considerado esto como una "entrevista de estrés" clásica, una táctica que supuestamente ayuda a una empresa a ver cómo responde un empleado potencial al estrés. La entrevista podría consistir en confundir acertijos, preguntas intimidatorias o comportamiento agresivo, como experimentó Bland.


Sin embargo, a través de los años, las entrevistas de estrés se han vuelto más controvertidas y las compañías de renombre como Google se están alejando del acto, según Business Insider. Algunas empresas, lamentablemente, se mueven menos rápido.


Entonces, la experiencia de Olivia nos hace preguntarnos: ¿Cómo manejas una entrevista de estrés sin romper, perder la calma o salir? En caso de que alguna vez te encuentres en una situación similar, usa estos consejos para mantenerte fresco y ayudarte a sobrevivir:


1. Tómate tu tiempo

Una entrevista de trabajo ya es lo suficientemente estresante, por lo que cuando un entrevistador entra en la sala con preguntas rápidas y comentarios agresivos, tu estrés existente obviamente aumenta.


La clave: no sientas que tienes que seguir el ritmo del entrevistador. Respire tranquilamente, disminuya la velocidad de sus respuestas y concéntrese en lo que está diciendo. Si necesitas más tiempo, pídele al entrevistador que repita o aclare la pregunta. Esto te dará unos segundos más para pensar en su respuesta.


2. Exuda confianza

Los entrevistadores no solo te califican con tus respuestas a preguntas difíciles e intrigantes en estas situaciones. También están juzgando tu lenguaje corporal, que incluye el contacto visual, la postura, el apretón de manos, la sonrisa, la colocación del brazo y la inflexión vocal.


Cuando empiezas a sentirte intimidado o estresado, es natural retirarte al modo de defensa y cruzar los brazos. Puedes hundirte en tu asiento o bajar la voz. No necesariamente te darás cuenta de cuándo están ocurriendo estos cambios, pero es importante estar atento. Haz tu mejor esfuerzo para sentarse derecho, mantener el contacto visual y utilizar gestos con las manos abiertas.


3. Haz preguntas

En una entrevista de estrés, puedes sentirse fuera de control. El entrevistador ha tomado el asiento del conductor y está acelerando a velocidades incómodas. Recuerde que ese es el punto de este tipo de entrevistas: para ver cómo responderá en tal situación.


Tu trabajo es recuperar algo de control. Esto puede ser difícil, especialmente cuando ya estás en una posición naturalmente subordinada, pero aquí hay un simple truco: hacer preguntas al entrevistador. Por supuesto, no querrás interrumpir, pero ve las pausas como oportunidades.


Puede hacer un montón de preguntas, pero aquí hay algunas que podrían encajar en una entrevista de estrés:


  • Una pregunta personal: tengo curiosidad por saber un poco más sobre tu trayectoria profesional. ¿Cómo comenzaste?

  • Una pregunta sobre el trabajo: ¿Qué características tendrá el candidato perfecto en esta posición?

  • Una pregunta sobre el equipo: ¿Me puede contar más sobre las personas con las que estaría trabajando directamente? ¿El gerente al que estaría reportando?

  • Una pregunta sobre la empresa: ¿Cómo describiría la cultura de esta empresa?


No sólo pueden ayudar estas preguntas a quitar el calor de encima por un segundo, sino también pueden ayudar a entender mejor la empresa y la forma en que opera fuera de esta situación.


5. Salir educadamente

Si te sientes amenazado durante la entrevista o la situación cruza una línea, déjale saber al entrevistador que no crees que eres bueno para esta posición y despídete así mismo de la situación. Si tu lo haces hasta el final de la entrevista, hazlo lo mejor posible para seguir siendo educado y salir con confianza.


Si deseas seguimiento acerca de las tácticas de la entrevista o te sientes como si el entrevistador cruzó una línea, considera el departamento de recursos humanos de la compañía, como lo hizo Olivia. Si te sientes como si tu fueras discriminado, puedes presentar una queja con la Comisión de Igualdad de Oportunidades de tu localidad o si es posible contactar a personas de la empresa para exponer tu inconformidad.


6. No te conformes

Algunos podrían argumentar una entrevista de estrés es simplemente un truco que emplean las empresas para encontrar el candidato adecuado - uno que puede manejar el estrés del día a día. Sin embargo, si te sientes incómodo durante la entrevista, pero pasado la prueba y recibes una oferta, sigue tu instinto. Una entrevista a menudo reflejará la cultura de una empresa.

sin embargo también puede ser un reclutador que no va con la cultura de la empresa.


Eso es lo que hizo Olivia. Aunque inicialmente aceptó la oferta, le envió un correo electrónico a la compañía para informarles que no podía aceptar la oferta y explicó por qué. Ella proporcionó comentarios honestos y concluyó su correo electrónico con respeto. Ahora se está moviendo para encontrar otra oportunidad que se ajuste mejor.


Sin embargo otro caso como William Arteaga, de Colombia, el sí aceptó la oferta y al cabo de unos meses pudo exponer su queja al director de RRHH, donde se hizo una investigación en la empresa (una famosa de oil&gas) que estaba trabajando y se detectó a la persona con malas prácticas de reclutamiento, el cual pocos días después de la investigación fue despedida la gerente de reclutamiento.


En última instancia, no te culpes a ti mismo. Si no puedes soportar la prueba de esfuerzo, está bien. No es necesariamente un reflejo directo de cómo lidias con las situaciones estresantes, es simplemente un truco, uno que se considerará arcaico más temprano que tarde.


¿Todavía no te sientes completamente seguro de tu próxima entrevista de trabajo? Emprender Soluciones de Empleo puede entrenarte y enseñarte cómo dominar las entrevistas, puntualmente uno a uno, con empleos reales.


Recomendado leer:

Cosas que debes hacer justo después de una entrevista de trabajo


¿Te has quedado con ganas de más?

No te pierdas más orientación laboral como esta,

Únete a la primera comunidad de orientación online y consigue

un plan de acción que te focalizará a tu búsqueda de empleo, con pasos, metas objetivos áreas de oportunidad ¡y más! Solo da click aquí.


Síguenos en Instagram y obtén más tips fáciles de adaptar.

¿quieres encontrar más rápido empleo? solo da click aquí.

¿Quieres ser visto por Cientos de Reclutadores?

Comienza tu programa hoy,
Si ya tienes decidido un programa de transición profesional, mándanos un email y uno de nuestros consultores pueden darte más detalles  para obtener más información sobre cómo nuestros servicios pueden ayudarte.

Emprender Soluciones de Empleo, te pone en la vista de tu futuro.