• Isabel Labastida

7 cosas que haces que se espanten los reclutadores y cómo solucionarlo


La búsqueda de trabajo es como las citas: cada lado involucrado está tratando de encontrar el ajuste perfecto: Estás evaluando a un empleador para ver si tienen lo que se necesita para hacerte feliz. El empleador está evaluando si puede hacer que tú seas la persona como un miembro productivo y exitoso del equipo.


Sin embargo, al igual que las citas, existen algunos comportamientos que pueden ser un desvío. No, no estamos hablando de cosas como hablar en la mesa o compartir interminablemente historias sobre un ex. En lugar de eso, estamos hablando de formas en que tú, consciente o inconscientemente, puedes espantar a los reclutadores para que te concedan una entrevista o incluso esa codiciada oferta de empleo.

Aquí hay siete formas que tú puedes estar asustando a los reclutadores y cualquiera de tu proceso de contratación:

1 Currículum fuera de foco y perfiles de redes sociales

Es genial que tengas tres certificaciones(maestrías, licenciaturas o pre-grados), montones de pasatiempos y la capacidad de hacer varias cosas al mismo tiempo como los mejores. Sin embargo, cuando solicites un puesto, es vital que tu currículum y tu perfil de LinkedIn cuenten claramente sobre por qué eres el candidato ideal para el puesto. Es por eso que algunos expertos recomiendan tener más de un currículum. Tu currículum debe explicar claramente por qué eres adecuado para el papel específico, en lugar de ser un documento general para todos los trabajos que has desempeñado en tu vida. Del mismo modo, tu perfil de LinkedIn debe reflejar tu currículum y exponer algunos detalles, incluidos los proyectos en los que has trabajado, los artículos en los que has participado, las organizaciones profesionales de las que eres miembro, etc. Los reclutadores, en promedio, toman seis a siete segundos para leer un currículum. Si el tuyo es una mezcla de tus mejores éxitos, no sabrán qué quitarle. Al final, un currículum desenfocado puede ser la razón por la que los reclutadores no te devuelven la llamada.

>>Recomendado leer: ¿tu curriculum pasa la prueba de los 6 segundos?

>>Recomendado leer: 3 cosas que debe tener si o si tu Linkedin si quieres que un entrevistador se interese en ti.

2 Número excesivo de aplicaciones en la misma empresa.

Si bien puede morirte por trabajar en una empresa en particular, resiste el impulso de postularse a todas las vacantes abiertas para las que calificas. Al ver aparecer tu nombre y tu solicitud para cuatro o cinco listas de trabajos, se envía un mensaje claro a los reclutadores: no sabes lo que quieres o no eres decisivo. Si hay un puñado de roles que, en un principio, crees que sería una buena opción, imprime las descripciones de trabajo y realmente léelos. Compáralos entre ellos. Observa las diferencias y luego comienza a priorizar cuáles son las que mejor se adaptan a tus habilidades, experiencia y educación.

No seas esa persona cuyo nombre aparece en una bandeja de entrada varias veces, como un acosador de correo electrónico. Diríjase a uno o dos roles que le interesen y aplique a ellos.

3 correos electrónicos, llamadas y seguimientos excesivos

Has aplicado a un puesto. Te sientes bien, pero luego... nada. Silencio. Pasan un par de semanas y no ha recibido respuesta de un reclutador. Si te sientes en el agujero negro de la de que pasa con esa vacante, está bien seguir con un correo electrónico profesional. Sin embargo, si has enviado un correo electrónico dos veces, llamado tres veces y dejado un mensaje de Facebook o en LinkedIn para el reclutador, has ido demasiado lejos. Tú lo estás asustando. Diablos!. Pedir una respuesta no te hace ver como el candidato profesional y lo único que estás informado que no eres una persona que quieran contratar. Es seguro decir que si no ha tenido noticias de un empleador después de tres semanas y un correo electrónico de seguimiento, debe pasar a la siguiente oportunidad.

Los reclutadores NO TIENEN la obligación de contestarte, porque pasa esto, porque no eres el único CV que tienen, La empresa que les interesas TE LLAMARA tenlo por seguro.

4 Reprogramación repetida de llamadas, entrevistas y reuniones

Esto no es común pero pasa y los reclutadores lo entienden. Los horarios a veces son complicados y surgen conflictos para las citas... Sin embargo, si has reprogramado una entrevista por teléfono, una entrevista en persona o una llamada de seguimiento, ten cuidado de seguir reprogramando. La mayoría de los profesionales de adquisición de talentos están haciendo malabarismos con múltiples solicitudes y docenas de solicitantes. Estás haciendo su trabajo más difícil al reprogramar constantemente, y lo que es peor es que te estás dando una mala reputación. Se puntual y confiable.

5 información incompleta o incorrecta

En la misma línea, puede estar asustando a los reclutadores con tu CV incompleto o información incorrecta. No tienes idea cuantos se reciben así. Como candidato idóneo, no solo debes estar muy comprometido y bien informado, sino también facilitar el trabajo de un reclutador al brindarle la información correcta. Eso significa información completa y nombres correctos de tus trabajos. Idealmente, deseas hacer que las interacciones de un reclutador sean lo más placenteras y perfectas posible, de modo que contratarte sea una delicia aún mayor.

6 Hablar mal de antiguos empleadores en las redes sociales.

Si lo sabemos, hay jefes que son una mier... coles en lugar de viernes en esta vida... Pero transmitir la ropa sucia de un antiguo empleador o hablar mal de tus antiguos colegas es una de las formas más rápidas de ahuyentar a los posibles empleadores. Después de todo, ¿quién quiere contratar a alguien que tenga un historial de ataques? Cuando critiques a antiguos empleadores o colegas en las redes sociales, siempre se justo y profesional. Ya sea que tu nombre esté adjunto o no, es importante que los reclutadores vean que no importa lo que haya ocurrido contigo y un empleador anterior, tú debes saber cómo manejarte así mismo con clase y profesionalismo.

Tu no tienes la culpa que existan jefes con traumas o¿si?, ademas, nadie te obligó u obliga estar en ese empleo que odiabas u odias. Tu y nadie más eres el responsable de esa decisión.

7 Rendimiento de entrevista incoherente

Por último, las interacciones inconsistentes con los miembros del equipo de tu posible empleador pueden desanimar a un reclutador, o al menos hacer que cuestionen tu capacidad para el puesto. Ser inconsistente en las entrevistas, llamadas telefónicas o muestras de trabajo pueden enviar la señal de que tú serás un empleado inconsistente, lo cual es lo que no quieres que un reclutador o un gerente de recursos humanos piensen sobre ti. Y aunque este comportamiento final puede no asustar a los reclutadores como las acciones mencionadas anteriormente, es importante recordar que debe realizar constantemente durante el proceso de solicitud con todas las personas con las que entres en contacto para que tengan una clara impresión del tipo de candidato informado que eres.

Y tú, ¿has cometido alguno de estos errores? Cuéntanos tu experiencia.

Y si con todo esto sabes que tu currículum no funciona o que tus entrevistas son un desastre, ¿Por que no mejor darle la vuelta al reclutador y a los que entrevistan y tener a alguien que te enseñe como hacerlo?

Pregunta dado click aquí.

#curriculum #entrenamiento #entrevista #estrategiadeempleo #empleo

0 vistas

¿Quieres ser visto por Cientos de Reclutadores?

Comienza tu programa hoy,
Si ya tienes decidido un programa de transición profesional, mándanos un email y uno de nuestros consultores pueden darte más detalles  para obtener más información sobre cómo nuestros servicios pueden ayudarte.

Emprender Soluciones de Empleo, te pone en la vista de tu futuro.